Pol Granch es elegancia pura.

Tras “Late” y “Perdón por las horas”, Pol Granch entró rápidamente en la lista de artistas a tener en cuenta. Forma parte de una espectacular generación de artistas, que viene pisando muy muy fuerte.

Si tuviera que elegir una canción entre las tres publicadas, sin duda alguna sería este “Desastre” la que más me ha sorprendido. Por resumirlo de alguna manera: “Variedad en todos los sentidos en apenas tres minutos de canción”.

Casi como un susurro, el cantante, te habla al oído. Sí, te habla a ti, porque apenas habiendo recitado dos versos, es imposible no meterse de lleno en la canción. Tengo el bello de punta y la mandíbula desencajada.

A continuación, y por si fuese poco, nos canta en francés. No sé si seré yo y mi gran ignorancia del idioma, pero me parece uno de los más bonitos que existe, y digan lo que me digan me va a volver loca.

Destacar la gran facilidad para mezclar idiomas en sus canciones. Creo que la historia de la música habla por si sola y este experimento no siempre ha salido bien. Pol sabe perfectamente como hacerlo, dotando a sus canciones de una elegancia absoluta.

La canción no sé queda ahí, ni mucho menos, hay una vuelta de tuerca más, pues se atreve a introducir algo de rap. Muchos cambios que hacen que le prestes toda tu atención a la canción, estés haciendo cualquier cosa. Mi admiración absoluta, pues hacer algo digno de un veterano en su primer trabajo.

Canción dedicada a un amor que no pudo ser, pero al final se te dibuja una sonrisa en la cara al recordarlo. El propio título lo dice, un “Desastre” que sin lugar a dudas se va a quedar a vivir en mi banda sonora diaria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *