Reflexiones de una fan: Miriam Rodríguez

 

Ídolo, bonita palabra, cuyo significado solo es entendido por los propios fans. Un sentimiento inexplicable e incomprensible para el resto del mundo. Esa persona que te inspira, y quieres, a pesar de no conocerle como persona, te lo da todo con su música. Una parte de tu vida que llevas en lo más profundo de ti.

Cursaba segundo de bachillerato, año tanto para mí como para el resto de los mortales: difícil y duro. La academia más famosa de la televisión de España abrió sus puertas, allí encontré mi vía de desconexión, una prolongación de mi casa y curiosamente, inspiración. Estábamos ante una de las mejores generaciones de la historia del programa de 16 concursantes. Yo la elegí a ella, Miriam Rodríguez se convertiría en un pilar musical más que importante en mi vida de fan.

Luchó contra viento y marea por lograr su sueño. A pesar de su corta edad, lleva toda la vida peleando por subirse a un escenario y que la gente la escuche.

Miriam es esa persona que cuando la tengo delante me tiemblan las piernas, que mi única forma de darla las gracias es abrazándola fuerte. ¿Mis palabras? Se desvanecen, se pierden cuando ella está presente. Abrazo que salva, que recarga energías.

Soy una persona afortunada, pues tuve la gran suerte de pisar el Bernabeú en el concierto más especial de la gira de OT 2017. Ahí me di cuenta que no me había equivocado eligiéndola a ella. Un directo apoteósico pisando con una garra y un sentimiento bestial el escenario. Se deja el alma, y es lo que me hizo prometer acompañarla hasta lo más alto. Rápidamente se ha convertido en mi musa, y me consta que la de miles de personas más.

A la locura me tiré sobre la plataforma de venta de entradas y acabé comprando entradas para que algún que otro concierto de su gira individual. Tras la salida de “Hay algo en mi”, que se convirtió en himno en cuestión de días llegó “No!”. ¿Cómo describir esta canción? Es mi fantasía de fan hecha realidad, mis dos exponentes unidos en un tema, emoción en estado puro. Descarga todo lo malo que llevamos dentro.

23 de noviembre de 2018, fecha marcada en fluorescente en mi calendario, día del nacimiento de Cicatrices. Ese momento que el dolor de las heridas cerradas se convirtió en patrimonio de nuestra suerte. Ese lugar idílico donde respirar en los conciertos, donde poder dejarte la voz, perderte entre los acordes de su guitarra… Ese es mi sitio favorito en este mundo.

Miriam Rodríguez sigue haciendo magia, no te vayas nunca de mi vida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *