• octubre 23, 2020 6:52 am

Sansa Stark no tendrá a ‘Aguja’, pero si tiene garras

Con el reciente trailer de la octava temporada de Juego de Tronos han vuelto las batallas entre los pro Sansa y sus haters y yo, sintiendolo mucho por esas personitas llenas de odio, pienso defender con uñas y dientes a Sansa Stark, la reina en el Norte.

(Cuidado si no vas al día con JdT, alerta spoilers)

Imagen relacionada

Primero haré una confesión: Yo tampoco podía soportar a la Sansa de la primera temporada. Era una niña pija, repelente, que odiaba lo pobre y, como ella misma diría más adelante: “una niña estúpida con sueños estúpidos”. Pero esta niña pequeña, de no más de 13 años, muy pronto sufrió no uno, sino dos hechos traumáticos que al momento le marcarían: El asesinato de su padre ante sus propios ojos y su matrimonio forzoso con Joffrey.

En ese momento la pequeña Sansa pasó a ser adulta. Instantaneamente. Quizás es porque sea una serie de ficción, pero por un solo momento imaginaos que una niña tiene que vivir algo así. Por muy estúpida que haya sido en su infancia, no es motivo para seguir menospreciándola.

 

Pero su desgracia no termina aquí. En Invernalia está Ramsay. Joffrey era odioso, pero lo de este es que no tiene nombre. Sansa volverá a tener un matrimonio forzado y de nuevo va a sufrir maltrato en todos los sentidos y formatos y ya no solo cargará con la muerte de su padre, sino también con la de su madre y hermano y sin saber siquiera si el resto de sus hermanos siguen vivos. Imaginaos por un momento tener todo eso detrás y aún así tener el valor, de nuevo, de huir de aquella pesadilla.

Resultado de imagen de ramsay y sansa

La siguiente pieza en el arco de Sansa es su reencuentro con Jon. En esos momentos ella se encuentra en un estado cercano al clímax, ya ha pasado lo peor y ahora tan solo le queda subir escalones, alzar la cabeza como una Stark y gobernar. Sin embargo, Jon tendrá el apoyo de los ejércitos y será el quién tome las decisiones. Se da en esa etapa la Batalla de los Bastardos, una batalla que de primeras pintaba muy mal para el joven Nieve, que, pese a las advertencias de lady Stark, marchó a la batalla con una estrategia cuanto menos cuestionable. Hay que reconocer que la escena de la batalla es sin duda una de las mejores de Juego de Tronos y hay que reconocer también que, cuando Jon estaba a punto de morir, apareció Sansa junto con Meñique y refuerzos. Refuerzos que le dieron la victoria al joven lobo y que mostraron al mundo el cambio de Sansa. La mirada de Jon a su hermana lo decía todo: ya no era una niña.

Además, nuestra guerrera consigue su venganza contra Ramsay en una escena que hace ver que ya no queda nada de la antigua Sansa en ella: deja que los perros hambrientos del mismo Ramsey le coman vivo.

Imagen relacionada

Con Invernalia recuperada gracias a ella, Sansa ya posee todo el respeto que merece. Sin embargo, Jon es quien será considerado Rey en el Norte. Por una parte está bien, se lo ha ganado y es un buen guerrero. Por otra, Sansa también se lo ha ganado y maneja mejor la estrategia. Pero bueno, no quiero entrar en discusión de quién debería reinar, eso es más para otro momento.

No olvidemos además el juicio contra Meñique en el que con frialdad y la vuelta de la unión de las hermanas Stark, Sansa termina con el hombre que pretendía ser uno más en sus desgracias y que había sido capaz de traicionar a su familia. Y eso los Starks no lo perdonan.

Resultado de imagen de meñique muerte

La parte final de Juego de Tronos hasta la fecha trata del intento de alianza de Jon con Cersei y Daenerys para frenar a los caminantes blancos. Mientras que Jon marcha en busca de Daenerys, Sansa toma el control de Invernalia. Esto puede mostrar también la confianza que poseen uno en el otro, el saber que las decisiones que tomará cada uno serán las óptimas para sus objetivos. Y es que Sansa se ha vuelto toda una experta en el arte de la negociación, probablemente esté ahora sacando a la luz todo que ha visto de Cersei durante su etapa en Desembarco del Rey.

Resultado de imagen de sansa stark season 7

Puede que Sansa no tenga un arma para defenderse pero ya hemos visto que no la necesita. Su astucia e ingenio hacen de ella un personaje único que ha pasado por grandes desgracias y sigue luchando. Porque las garras no son solo para arañar, sino también para agarrarse al borde cuando estás cayendo. Y Sansa se agarró y logró salvarse para convertirse en merecedora del Trono. Aunque aún queda una larga temporada por delante…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *