• septiembre 23, 2020 11:48 pm

Shakira y Jennifer López, sublimes en su paso por la Super Bowl.

Fuegos artificiales para anunciar que el espectáculo acababa de comenzar. Si todavía no has visto la actuación, te recomiendo que respires, cojas aire profundamente, porque quizá te haga falta para los cerca de 15 minutos de actuación. Este es uno de los peligros de juntar a dos auténticas divas de la música sobre el mismo escenario: Shakira y Jennifer López el pasado 3 de febrero en el Hard Rock Stadium durante la final de la NFL en un evento que paraliza EEUU año tras año.

Noche de contrastes, de juntar varios estilos de forma muy condensada para hacernos temblar. “Loba” fue la encargada de abrir la noche, estableciendo la locura. Llegaron los violines, ¿momento de tranquilidad? No, ni mucho menos, pues la epicidad que aporta un momento de rock no está escrito y este es ejemplo de ello. Momento de misterio para finalizar la canción, al más puro estilo de danza del vientre y llega “Hips Don´t Lie”. ¿Te acuerdas de aquello que hablamos sobre respirar? Pues eso, ya estás tardando en hacerlo. Todo el mundo tuvo cabida en el escenario y los nuevos sonidos también como el trap , Bad Bunny hizo acto de presencia para enriquecer el momento. Como estrella que es, se dio un baño de masas entre un público enloquecido para ir a una nueva plataforma y dar paso a JLo.

Como escena de película e incluso dotada de capa, que en ocasiones podría darnos el pego de que pudo hacerla volar, Jennifer López dijo hola, estoy aquí y vengo a dejaros sin peluca alguna. Como aquel que puede dominar el mundo con un bastón como arma, una mirada de pantera y un movimiento de caderas de infarto, con “The big game” nos partió en dos. Cambio de look y a otra cosa mariposa. J Balvin no se quiso perder la noche, para colaborar en “El anillo” y “Mi gente”.  Lo que decía, que nadie se sintió desplazado.

Como estrellas en la noche que forman una constelación, un coro de cientos de niñas aparecieron sobre el escenario, llevando por bandera “Born in the USA”, mientras Shakira tocaba la batería y JLo portaba un chaleco cuanto menos hortera con la bandera de Puerto Rico.

Llegó el momento para juntar a ambas divas sobre el escenario con una pisada para quitar el hipo y con un himno como “Waka, Waka” que fue el colofón final.

Sencillamente espectacular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *