Shawn Mendes traspasa fronteras.

Sí, lo sé, título típico y tópico, pero realmente no se me ocurre una frase mejor para calificar esta canción, como todo tiene su explicación, voy a proceder a dárosla.

Pienso, que la música tiene poderes sobrenaturales y mágicos, da igual que sea de tu propio país o de la otra punta del planeta tierra. Ese es el poder de Shawn. Yo, una persona que vive por y para el pop español, en muy pocas ocasiones se siente atraída por la música en otro idioma. Quizá uno de los principales factores sea mi poca idea del inglés, pero Shawn Mendes es la excepción que confirma la regla: el único artista internacional cuyos pósters tienen un hueco en mi habitación y el único que sigo paso a paso sus movimientos.

Ocho de la mañana, y un viernes más estoy dispuesta a repasar los nuevos lanzamientos de la semana. Tengo que decir que no he tenido mejor elección, que comenzar por el nuevo single del cantante. Es una descarga de adrenalina, y produce una sensación casi de vivir la canción en riguroso directo.

La canción comienza muy arriba de energía, y por mi cabeza se pasó por un momento si esto en algún momento esto decaería, pero se me olvidaba un importante factor, y es que Shawn ya es una estrella que brilla con mucha fuerza en el firmamento de la música mundial.Las canciones del canadiense ya han pasado a convertirse en himnos, hechos para tocarse en grandes estadios y coreados por cientos de miles de personas.

En cada canción podemos ver su crecimiento como artista, pues, cada vez son más completas tanto vocalmente como instrumentalmente, simplemente magistrales el coro gospel y las notas del piano del final. Esa voz, tiene el poder de volver loco a cualquiera, pues con sus cambios de registro y esos agudos imposibles ¿quién es capaz de resistirse a Shawn Mendes?.

Una canción de amor imposible llegada al mundo terrenal para hacernos los días un poco más felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *