• octubre 29, 2020 11:57 am

Juego de Tronos 8×04 ‘El último de los Stark’ o el capítulo de los corazones rotos – Resumen

La Batalla por Invernalia del capítulo 8×03 de Juego de Tronos ha terminado con la victoria de nuestros protagonistas, como se esperaba. ¿El problema? Medio ejército muerto. Así comenzaba este cuarto capítulo, con la despedida a los héroes que nos han dejado: Beric, Jorah, Lyanna, Theon y Edd (y Melissandre, aunque para algunos no sea tan ‘héroe’) y la posterior celebración de la victoria.

Una celebración que comienza con Daenerys generando nuevos aliados. Gendry Rivers, el bastardo de Robert Baratheon, es ahora Gendry Baratheon, Señor del Bastión de Tormentas. El joven Baratheon no duda en correr en busca de su amada Arya para contarle la noticia y, no solo eso, sino que se pone de rodillas para pedirle matrimonio y que sea su señora. A Arya le faltó reírse en su cara para denegar así la proposición, aunque todos sabíamos que lo haría. La guerrera Stark aún tiene trabajo entre manos. Trabajo que no es para una dama.

Así que tras el primer corazón roto de la noche. Por otro lado, Brienne, Jaime, Theon y Pod se ponían como cubas jugando al típico juego de las verdades en el que hay que beber. Todo muy ‘jajas’ hasta que llegaron las palabras de Tyrion hacia la nueva caballero: “Eres virgen. Nunca has yacido con un hombre…o una mujer”. La respuesta de Brienne fue ponerse en pie (con el detalle del adorable Pod bebiendo) para marcharse, pero fue interrumpida por el gigante Tormund, quien nuevamente se le insinuó. Ignorandole, Brienne marchó hacia sus aposentos seguida por Jaime, lo que el pelirrojo interpretó como todos hicimos. Segundo corazón roto seguido de una escena íntima entre los dos caballeros.

Resumen capitulo 4 Juego de Tronos

Seguidamente volvemos al modo culebrón, con una escena que parece que pina muy guay para la parejita de Jon y Daenerys. Ambos comienzan a besarse pero no dura mucho. “Ojalá no me lo hubieras dicho” le confesaba Daenerys a Jon. Un “no podemos, somos cousins” en toda regla. Daenerys le pide a Jon que guarde el secreto para que así puedan ser felices (y ella pueda quedarse con el trono, vaya). Jon dice que sí a todo, que es su reina del Martes Santo. Pero más adelante en una escena muy de Intervention a lo HIMYM, las hermanas Stark le dicen a Jon que Daenerys no les mola mucho y que la familia Stark tiene que mantenerse unida. Jon intenta evitar esos comentarios y al final termina confensando quien realmente es, no sin antes hacer jurar a sus hermanas que no se chivarán.

Finalizado el luto y la celebración tocaba volver a pensar en la guerra. El consejo estaba reunido contabilizando las bajas y pensando una nueva estrategia para terminar de una vez por todas la guerra contra Cersei.  Daenerys, como no, quería ir cuanto antes al frente para sentarse de una vez en el trono. Sansa por el contrario le decía que las tropas debían descansar pero a Daenerys por un oído le entra y por otro lo sale así que sin más pasan a prepararse para la marcha. A Sansa esto le toca mucho las narices y, en una conversación con Tyrion, termina confesando la identidad de su hermano. Drama de Tronos se comienza a llamar esto.

Juego de tronos 8x04Cuando toca despedirse para marchar, Tormund le comunica a Jon que el Pueblo Libre abandona Invernalia en lo que parece la despedida del personaje para siempre. Sam se acerca también con Gilly quien ahora está embarazada para desearle suerte y decirle a la cara que es el mejor amigo que tiene. Y Fantasma mira a su dueño alejarse, sin que este siquiera se despida de el. Tercer corazón roto. Por otro lado, Arya abandona su hogar junto con el Perro. Ambos tienen muchas cosas que hacer y, ¿por qué no juntos?

Bronn vuelve a hacer aparición en la serie. Como bien sabemos, tenía la misión de matar a los dos hermanitos de la Reina como buen mercenario que es. El amigable caballero de Aguasnegras se encuentra con los dos hermanos, ballesta en mano, dispuesto a matarlos. Sin embargo, Tyrion le vende que, cuando Daenerys llegue al trono, podrá reinar en Altojardín. Una suculenta oferta que le hace aceptarla y marcharse tan rápido como llegó.

Contarle a Tyrion un secreto es saber que dejará de serlo. En el barco rumbo a Rocadragón, el enano comparte la jugosa información con Varys, quien cada vez parece menos aliado, en una intensa sesión de cotilleo. Como consejeros debaten qué sería mejor para el futuro tanto de Daenerys como de los Siete Reinos. ¿Casarla con Jon? Por favor, que son familia. ¿Gobernar juntos? Y Jon sería una marioneta…Tyrion se muestra fiel a Daenerys pero en la cabeza de Varys pasan muchas cosas y entre ellas no está la coronación de la Khaleesi. La conversación se da por terminada y lo siguiente que vemos es a Daenerys volando feliz con sus dos dragones restantes avistando ya su destino. Pero, de pronto, enormes arpones atraviesan a uno de los dos hijos de Daenerys y termina en el fondo del mar, muerto. Ahí es cuando vemos ese bigotillo arquear una sonrisa macabra, que no podría ser otra que la de Euron Greyjoy. Daenerys hace un ademán de encararse a él pero son demasiados barcos y, por ende, demasiados arpones. El problema es que el objetivo del Greyjoy cambia y sus ataques van hacia los barcos de Inmaculados de la reina, los cuales terminan con media flota y con Missandei capturada.

Juego De Tronos 8x04

Cersei nunca ha sido tonta. Tras darle un aviso a Daenerys en forma de flechazo, la reina se muestra feliz y sonriente viendo como todo su plan va viento en popa. La noticia de la muerte del dragón y el haber capturado a Missandei ponían un paso por delante a la leona en la batalla. El siguiente paso era hacer que su pueblo se replegase hacia la Fortaleza Roja para que sirviera de escudo humano y frenase a la Madre de Dragones, porque nadie quiere ver a su pueblo arder…¿No? Sin duda un plan muy astuto de Cersei, quien además tiene la sangre muy fría. Tan fría como para hacer creer a Euron que el bebé que espera es suyo.

Y todas estas noticias llegan a Sansa, quien sigue liderando en Invernalia. La reina se encontraba junto con Brienne cuando le llegaron los avances. Jaime, que estaba por ahí, se acerca a Sansa y a su amada y Lady Stark le responde, con una gran sonrisa, que su hermana pronto morirá. Jaime parece actuar normal, pero no es así. En la noche se ve inquieto en la habitación junto a Brienne, quien está dormida. El siguiente plano que nos muestra a Brienne despertar nos hace ver también que Jaime ha desparecido y, efectivamente, el manco estaba casi listo para marchar a Desembarco del Rey. Sir Brienne consigue cazarlo y pedirle que se quede con ella, que irse es estúpido pero Jaime le cuenta todos los horres que ha hecho por su amada hermana y termina por marcharse dejando atrás a una Brienne rota en mil pedazos. Cuarto corazón roto y el odio de medio fandom hacia Jaime en una escena.

Daenerys mientras tanto está muy cabreada. Ha perdido a Raeghar y ahora tan solo le queda Drogon y mucha sed de venganza. Sin embargo, la reina se muestra más dócil y marcha junto con parte de sus inmaculados, Tyrion y un Gusano Gris muy enfadado camino a un encuentro con Cersei, quien les mira desde arriba de la muralla con gesto de “pathetic”con Missandei atada a su lado. Tyrion se acerca a ella para dialogar e intenta llegar al fondo de su corazón diciéndole que piense en su hijo y en el pueblo. Cuando parece que se la ha colado a Cersei, la reina sonrie y agarra a Missandei del brazo, indicando que de sus últimas palabras a lo que la isleña responde “Dracarys” para después perder la cabeza.

Ya solo quedan dos

Y con este ya son cuatro los capítulos de la octava temporada de Juego de Tronos. Cuatro corazones rotos y una muerte importante. Tan solo quedan dos episodios que prometen estar cargados de emoción para contrarrestar estos primeros más ‘calmados’. Emilia Clarke ya avanzó que el final iba a ser ‘de locos’ así que tocará aguantar con ganas.

¿Va GoT por el buen camino? (Spoilers)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *