Reflexiones de una fan: Lorde

Cada vez que una canción de Lorde comienza a sonar, lo primero que pienso es “¿cómo una chica tan joven puede tener ese VOZARRÓN y no se habla de ella cada día?”. Con tan solo dos patitos ya ha conquistado no solo a su hogar natal, Nueva Zelanda, si no a media Europa y me atrevo a decir medio mundo. ¿Quién no ha cantado nunca Royals o se ha puesto como himno su  Yellow Flicker Beat (de la película Sinsajo – Parte 1)?

Ya lo dijo el difunto David Bowie en palabras de su pianista: Lorde será el futuro de la música. Un futuro que ya está aquí. La voz de Lorde, su energía, la hace única. Es una cantante que logra transmitir todos sus sentimientos usando tan solo su voz y sus magníficas letras. Letras que muestran un signo de juventud, de rebeldía. Pero no una rebeldía de “mi madre no me deja ir de rave, no entiende que soy una chica chunga y joven, que esa es mi vida”. Sino acto de romper cadenas, de ser rebelde consigo misma, desatarse y liberar esa gran melena tan característica.

Melodrama es la más clara representación de estos sentimientos mencionados. No solo cuenta con una base de diez en cada una de las canciones que componen el álbum, también muestra ser una cantante que quiere comerse la pista, que tiene mucho que decirle al mundo. Melodrama es un poco la vida de su autora, la cual nos muestra sus miedos, inseguridades y aventuras, las cuales todos podemos compartir.

Ribs, canción que escribió con 16 años y que cantó con esa voz de joven guerrera muestra esos miedos que antes menciono. La canción, de Pure Heroine, pone como base ese miedo a hacerse mayor. Sinceramente yo creo que ella nunca se hará mayor, su voz siempre tendrá madurez, sí, pero una artisa así no envejece y consigue que sus fans sigamos con la misma frescura sus pasos. Y siempre será así.

Lorde ya mencionó que su siguiente disco está en proceso y que “no se olvida de Melodrama”, lo cual pone el vello de punta a cualquiera. Si su nuevo trabajo seguirá los pasos de Melodrama, tan solo queda ponerse el babero y esperar. Yo seguiré aquí, defendiendo con uñas y dientes que Melodrama mercecía un Grammy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *