Sin aliento tras terminar “El puzzle de Cristal”.

Al igual que otros muchos jóvenes de mi edad he crecido leyendo los libros de Blue Jeans. Ahora, que ya se aproximan los 19 años a mi vida, me encuentro con una de las grandes obras del autor.

Poco más de una semana he tardado en leer “El puzzle de cristal”, que forma parte de la trilogía de la Chica invisible. Este libro fue publicado la pasada primavera.

¿Pensábais que el Asesino de la Brújula no daría más que hablar? ¿Que todo giraría en torno a la explosión del aeropuerto? Pues estábais equivocados. Esto forma parte de las muchas incógnitas de esta segunda parte. Todas están perfectamente hiladas, sabe cómo dejarnos con la intriga, sucediendo una escena tras otra. Hace mucho tiempo que un libro no me creaba tal ansiedad por llegar al final. Se ha convertido en esta semana en un compañero inseparable, y no puedo dejar de hablar de él a todo el mundo.

En este libro podemos ver un crecimiento del autor, que sabe cómo seguir enganchando a su público después de muchos años. Te hace sentir un personaje más del libro, es inevitable coger cariño a los protagonistas y hallar una complicidad en ellos, desde la entrañable abuela de Julia a Emilio, con el cual comparto pasión por los mismos estudios.Al igual que Julia y su abuela, jugarás a intentar descubrir quién es el asesino.. El escritor sitúa la historia en un contexto más que creíble, con los problemas de los jóvenes de esa edad, podría suceder en cualquier ciudad.

No se queda solamente en el asesinato, sino que va más allá. Te hará reflexionar sobre quién controla internet, si el dinero es lo más importante de nuestras vidas. Al final el amor todo lo mueve, haciéndote cometer locuras. Resaltar el guiño LGTB que me ha sacado una sonrisa. 


Sin duda, este no es el fin de la trilogía, igual que el anterior libro, un nuevo misterio acecha, por lo que ya empezarás a contar los días que quedan para el siguiente estreno. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *