Nos adentramos en el mundo de David Rees con su libro: “El chico del ukelele”.

¿Acaso puede haber un mejor compañero de cuarentena que un buen libro? En mi caso, ha sido la obra de una de las jóvenes promesas de la música que más loca me tiene, David Rees. A finales de 2019, publicó su primer libro, “El chico del ukelele”.

Si queréis una razón de peso para leerlo, es fácil dárosla, pues es de esas lecturas que en un abrir y cerrar de ojos se te han escapado las páginas entre los dedos. Los capítulos, son historias individuales, hechos que le han curtido tanto como artista, tanto como persona. Un acierto absoluto para convertirlo en una obra amena y asequible para todos los públicos.

David Rees es capaz de sacar un mundo nuevo de la sencillez de la cotidaneidad. Pues, nos habla desde un punto de vista en el que muchos nos podríamos sentir identificados, adquiriendo hasta en ocasiones un toque poético.

Si tengo que sacarle un pero, quizá son los nombres de los personajes, pues el autor les otorga una letra: “Erre”, “Ese”… No niego que en ocasiones esa asignación me ha hecho perderme y retroceder para ver de quien estaba hablando.

No cabe duda que David Rees sabe emocionar en sus letras, pero no se ha quedado atrás en este libro. Es muy fácil colocarse en la persona de “Ele” (protagonista) debido al reflejo con todo detalle de los pensamientos de este personaje. Además, creo que puede servir de gran ayuda a las personas que han pasado por una situación parecida de acoso escolar.

Podrías pensar que en un libro con tantas historias dispares puede llegar a ser difícil cerrar con un buen final potente, pero esto no es problema para el chico del ukelele. De forma muy emotiva, se reencuentra consigo mismo. Final  inteligente.

Si sois amantes de la música, os lo recomiendo totalmente, pues terminaréis adorando al joven cantautor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *