• septiembre 26, 2020 7:37 am

Todas las noches de un día, el reflejo de la vida misma.

¿No tienes planes para el fin de semana? ¿Te apetece disfrutar de una obra de teatro magistral? Pues bien, te recomendamos “Todas las noches de un día”, que se podrá disfrutar hasta el mes de marzo en el Teatro del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

La historia transcurre durante la noche, en la magia de un invernadero de una gran ciudad, donde los olores a lluvia y a tierra mojada hacen que los espectadores casi podemos percibirla. Las plantas, las flores y el silencio son los colaboradores esenciales de la obra.

Samuel, el jardinero, es interrogado por la desaparición de Silvia, en una interpretación magistral de Carmelo Gómez, mantiene una conversación con un agente de policía en donde se entremezclan las preguntas y las respuestas a una sola voz.

El miedo, la incertidumbre, la nostalgia, la pérdida del ser amado que nunca ha sido correspondido, van dando cuerpo a la historia.

Silvia una mujer a la que el pasado familiar ha aplastado y humillado por completo, no deja que el jóven Samuel entre en su vida y le devuelva las ganas de seguir luchando por su propia existencia.

Sorprende la dificultad de la escena al instalar en medio del escenario una mesa de grandes dimensiones donde los actores suben y bajan como si esta tuviese diversos niveles.

Los actores con su expresión corporal nos ponen los nervios a flor de piel.

El invernadero, es realmente admirable, sin cambiar de fondo, juegan con las luces haciéndonos sentir en diversos momentos del día.

Obra magistral en donde los espectadores nos vemos evocados a sentir soledad, frustración, y tristeza. Porque el amor no florece como las plantas y las flores del invernadero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *